El primer libro impreso

Johannes Gutenberg, con la invención de la imprenta con tipos metálicos móviles, hizo que los textos se volvieran mucho más accesibles. Aunque mucho antes se habían realizado algunas impresiones, en la China y en Corea, con imprentas hechas primero en madera y luego en bronce, el invento de Gutenberg fue diferente. Con él fue posible imprimir muchas copias del mismo texto rápidamente.

Johannes Gutenberg

Es de dominio público que la primera obra que imprimió Gutenberg fue la Biblia, como mínimo eso es lo que hemos escuchado siempre. Pero, en realidad, no fue exactamente así. En sentido estricto, el primer libro impreso por Gutenberg fue “El misal de Constanza”, el libro utilizado por los sacerdotes católicos para la celebración de la misa.

Sin embargo, la fama de primer libro impreso se la llevó la Biblia. La razón fundamental que hace que se considere a la Biblia la primera obra impresa por Gutenberg, es que sí fue la primera obra de la que se realizaron muchas copias. De la Biblia se imprimieron alrededor de dos centenares de ejemplares y, en cambio, “El misal de Constanza” tuvo una tirada muy limitada.

Precisamente el hecho de poder realizar muchas copias de una misma obra, fue lo que confirió a la imprenta el de invento esencial en la propagación de la cultura.

Esta primera obra impresa a gran escala (para la época) es conocida con el nombre de “Biblia de Gutenberg” y está considerada una obra maestra de la impresión fina artesanal por su tipografía gótica delicadamente impresa en cada página.

Biblia de Gutenberg

La escritura es de una tinta negra y nítida impresa en dos densos bloques de texto. Las letras mayúsculas y los encabezados están adornados a mano con un toque de tinta roja. La mayoría de las biblias fueron encuadernadas en piel de cerdo blanca y divididas en varios volúmenes.

También es conocida como «Biblia de 42 líneas», ya que cada una de las 1.282 páginas tiene 42 líneas a dos columnas. Esta característica la diferencia de una edición posterior que tiene 36 líneas. Fue impresa en la lengua llamada Vulgata, latín corriente ya utilizado desde el siglo V para mayor entendimiento de los que ya sabían leer.

De los 180-200 ejemplares que se imprimieron, unos 55 fueron impresos en pergamino y el resto en papel. Hoy en día, se conservan 48 ejemplares, aunque solamente 21 de ellos están completos (4 de ellos en pergamino).

Como colofón, mencionar que Gutenberg, como tantas personas célebres, murió sin reconocimiento y arruinado en su ciudad natal, Maguncia (Alemania), en el año 1468.

Si quieres dejar un comentario, lo puedes hacer a continuación.

 

Se aceptan de buen grado opiniones, reflexiones, sugerencias, críticas constructivas…

La persona que no lee, no tiene ninguna ventaja sobre la que no sabe leer.

Mark Twain, seudónimo de Samuel Langhorne Clemens (1835-1910). Escritor y humorista estadounidense.

1 comentario en «El primer libro impreso»

Deja un comentario